2º Domingo de Cuaresma

La Transfiguración hace pensar y meditar cómo fue Jesús anunciando a sus discípulos su Sacrificio, su Holocausto, entrega y muerte.

A la vez, sin embargo, les anunció su Resurrección, en la cual participaremos todos, y esperamos ser transfigurados en otro Cristo, dando muerte al hombre viejo, contrario a la Ley, a los Profestas y al Evangelio.

Meditamos la Transfiguración en el Cuarto Misterio Luminoso del Santo Rosario. Es anticipo de la Resurrección, de la Victoria sobre la Muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>