Jesucristo, Rey del Universo

Jesucristo es Sacerdote, Profeta y Rey.

Hoy celebramos a Jesucristo Rey del Universo. El texto bíblico que hoy lee la Iglesia Universal, tiene una importancia extrema y dogmática, pues es el mismo Jesús que afirmará de sí mismo: “Sí, como dices, Soy rey”. Luego continúa: “Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”. Y, acto seguido, Pilato, que en el relato bíblico de san Juan tiene asignada la figura de Notario de los acontecimientos, pronunciará la famosa frase: “Quid est veritas?” (¿Qué es la verdad?). Juan, poco a poco, a medida que se va acercando al desenlace final, va asignando, a cada personaje, su función en el Proceso de Jesús, y escenas anteriores a ésta en la que Pilatos hace de notario, Caifás ejercerá su función de profeta: ” …Caifás, que era sumo sacerdote de aquel año, les dijo: “Vosotros no sabéis nada, ni caéis en al cuenta de que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”. Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que, como era sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación..”.‬‬
‪‪En el Apocalipsis – Revelación – san Juan nos explicará con todo lujo de detalles cómo ejercerá su reinado Jesucristo no en el universo entero sino en toda la creación: “Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva – porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba como una novia ataviada para su esposo. Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: “Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él, Dios – con – ellos, será su Dios. Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado”.‬‬
‪‪Nosotros, como nos dice el Catecismo, al bautizarnos nos incorporamos a Cristo, y adquirimos las funciones también de sacerdote, profeta y rey; y como nos dice Juan en el Apocalipsis, vendrá El vistiendo un manto empapado en sangre, y su nombre es: “La Palabra de Dios”, pero todos los que lavemos nuestras vestiduras en Él, alcanzaremos el árbol de la vida y entraremos por las puertas de la ciudad. Si vivimos esto aquí y ahora, todos vueltos los ojos y el corazón hacia Dios, – bajará el Tabernáculo entre nosotros – establecerá su morada y “nosotros seremos Su pueblo y Él, Dios – con – ellos, será nuestro Dios.‬‬

‪‪Carmen.‬‬

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>