V Domingo de Cuaresma

En este V Domingo de Cuaresma, el Evangelio nos habla de la gran Alianza que Dios quiere hacer con nosotros y va a pasar por la muerte de Su Hijo en la cruz.

Dios nos quiere tanto que nos entrega a su propio Hijo. ” Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, seguirá siendo un sólo grano, pero si muere dará fruto abundante”. Jesús será el grano de trigo que, muriendo, dará mucho fruto.

Jesús tiene esperanza y confianza en Dios, y aprende a ser fiel a la Alianza obedeciendo, escuchando y suplicando. El nos muestra el camino y nos enseña que nuestra fidelidad está sometida a procesos de muerte. La cruz por sí misma, la muerte por sí misma, no tiene ningùn sentido, pero Jesús le da un sentido completo ya que entregando Su Vida acepta el plan amoroso del Padre.

El hombre entregado y sacrificado ha sido glorificado por Dios.

Nos envía al  Espíritu para que podamos contar con El a pesar de nuestra fragiliadad y nuestro pecado.

Jesús muere por nosotros en silencio, perdonando y amando y nosotros debemos morir a nosotros mismos amando y perdonando a los demás.

La grandeza del Cristiano es que sabemos que podemos contar con Dios para cualquier cosa que ocurra en nuestra vida y que con El podemos superarlo todo.

Como decía  nuestro padre San Francisco:  “Pon tu confianza en el Señor que el te sostendrá”.

Paz y Bien.

M José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>