¿Me amas?

Si a un Católico o a un Cristiano le preguntáramos ¿amas a Dios? Seguramente nos respondería sin dudar que sí. Si nos hacemos la misma pregunta a nosotros mismos rápidamente contestaremos: “claro que sí”.

Hoy es Jesús, como hizo con Pedro después de haberlo negado 3 veces (Jn 21, 15-17), el que nos pregunta ¿ME AMAS?.

Hay que reflexionar… No podemos responder sin entrar dentro de nosotros mismos y examinarnos.

Siguiendo el ejemplo de Francisco de Asís, pongámonos antes de responder, ante el Cristo de San Damián. Este Cristo que habló a Francisco y le mostró cuál era su voluntad y el camino que le iba a hacer feliz.

Ante este Cristo Resucitado, mirando su rostro, Jesús nos mira y nos pregunta ¿ME AMAS CON TODO TU CORAZÓN?

Explícame, Jesús, como es el que te ama con todo el corazón, para que pueda responderte sabiendo si verdaderamente te AMO.

“Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mt 6, 21).

“Dichosos los limpios de corazón porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8).

“Quien ama a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí; y quien ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí. Quien no toma su cruz y me sigue, no es digno de Mí. Quien halla su vida, la perderá; y quien pierde su vida por Mí, la hallará” (Mt 10, 37-39).

¿ME AMAS CON TODA TU ALMA? Nos sigue preguntando Jesús.

Sigue explicándonos Jesús como es aquel que te ama con toda su alma para que podamos responderte con sinceridad.

“Son verdaderamente de corazón limpio dos que desprecian lo terreno, buscan lo celestial y nunca dejan de adorar y contemplar al Señor Dios vivo y verdadero con corazón y ánimo limpio” (Admonición 16).

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mt 26, 41).

“Me encontraron los centinelas que hacen la ronda por la ciudad: “¿Han visto al amado de mi alma?”.  Apenas los había pasado, encontré al amado de mi alma. Lo agarré, y no lo soltaré hasta que lo haya hecho entrar en la casa de mi madre, en la habitación de la que me engendró” (Cantar de los Cantares 3, 3-4).

¿ME AMAS CON TODO TU SER?

Dinos Jesús cómo son aquellos que te aman con todo su ser.

“Jesús en el corazón, Jesús en los labios, Jesús en los oídos, Jesús en los ojos, Jesús en las manos, Jesús presente siempre en todos sus miembros”. ”Porque con ardoroso amor (Francisco) llevaba y conservaba siempre en su corazón a Jesucristo, y éste crucificado, fue señalado gloriosísimamente sobre todos con el sello de Cristo; con mirada extática le contemplaba sentado, en gloria indecible e incomprensible, a la derecha del Padre, con el cual, Él, coaltísimo Hijo del Altísimo, en la unidad del Espíritu Santo, vive y reina, vence e impera, Dios eternamente glorioso por todos los siglos de los siglos. Amén.” ( 1 Celano 115)

¿AMAS A TUS HERMANOS, MIS HIJOS, COMO MÍNIMO, COMO TE AMAS A TI MISMO?

REFLEXIONEMOS… sólo ahora, sólo ante Jesús y analizándonos bajo su mirada, bajo su criterio y con su Corazón, podemos darle una respuesta sincera y verdadera.

¿QUÉ LE RESPONDEMOS?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>