Romanos 8, o la pérdida del Paraíso.

“La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió” (Rm 8, 20).

Así expresa Pablo en la segunda lectura de hoy una realidad que creo se medita poco: en la Creación reina un desorden debido al pecado del hombre. Desde el momento en que nuestros padres Adán y Eva desobedecieron a Dios, arrastraron consigo a la Creación, de la que eran primicia y referencia. Sigue leyendo Romanos 8, o la pérdida del Paraíso.