5º Domingo de Cuaresma: Juan 11, 1-45


La conclusión más clara, bajo mi forma de ver las cosas, una vez leído y meditado el Evangelio de esta semana no debe ser otra que la idea de plantearnos cual es el objetivo o la finalidad de Jesús con los distintos milagros que va realizando en su etapa de vida pública, la respuesta es evidentemente meridiana: confirmar la verdad de su palabra especialmente ratificar su presentación como Hijo de Dios y de “Mesías”. Las distintas señas de identidad como Salvador no prueban directamente su divinidad, tantos otros han hecho milagros si no iguales similares o de la misma índole, con esta afirmación no cometo ninguna apostasía  dado que el propio Jesús lo anuncia y promete: “Quien cree en mí hará las obras que yo hago y mayores que éstas” con ello queda demostrado que no somos más que instrumentos de Dios. Lo que conllevan intrínsecamente la verdad de su testimonio y este no es otro que Jesús es Hijo y Enviado del Padre.
Sigue leyendo 5º Domingo de Cuaresma: Juan 11, 1-45