01 de Enero 2011, Año Nuevo.

Ya ha llegado. El calendario nos dice que hemos llegado al día 31 de Diciembre de este año 2010.

Es bueno sentarse un momento delante del santísimo y hacer recuento de todo aquello que hemos pasado.

Nos han ocurrido cosas negativas pero también muchas cosas positivas.

Es el momento de valorar y meditar, agradecerle al Señor todo aquello que nos ha ido bien, por lo que hemos sentido gran alegría y felicidad, agradecerle también al Señor por todo lo no tan bueno. Sobre todo de esas cosas se pueden sacar muy buenas lecturas.

Aprendemos de nuestras caídas, de nuestras debilidades.

Alguien me dijo que vivimos una espiritualidad algo limitada. Nos basta con cumplir con nuestras obligaciones como cristianos y nos sentimos contentos.

Soy buen cristiano, intento no pecar, no matar, no robar etc…

A Jesús esto no le basta. Él siempre es más. Hay que compartir, hay que defender la vida, hay que intentar no hacer daño al hermano.

El día 25 de Diciembre nació el AMOR con mayúsculas. Que bonito sería empezar con ese Amor en nuestros corazones, acompañados, también por María, madre de Dios y madre nuestra. María nos pide oración continuamente en sus mensajes.

A través de la oración conseguimos una unión con Jesús. Ella es nuestro modelo a seguir, es la que nos llama a que nos postremos, en la noche, ante el Santísimo y entremos en amigable charla con su hijo, al que nos dirige su madre y nos invita constantemente a ponerlo en el centro de nuestras vidas, para que todo este Amor desbordante que él sintió por todos nosotros llegue a nuestro corazón y los transforme para poder tener la paz verdadera, ésta que no proviene de las cosas materiales sino que procede de lo trascendente, de Dios. Esta paz que recibimos es la que nos permitirá vivir el mensaje del día 25 de Diciembre de 1994, dado por la virgen de Medjugorje y que ayer noche me regaló cuando hacía oración.

“Queridos hijos. Hoy gozo y oro con vosotros por la paz. Paz en vuestros corazones, paz en vuestras familias, paz en vuestros deseos y paz en todo el mundo. Que hoy  el Rey de la paz os bendiga y os de la paz. Yo os bendigo y os llevo a cada uno de vosotros en mi corazón. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

PAZ Y BIEN

Clara de Asís, OFS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>