Rezar

Últimamente, y a la luz de las declaraciones de una vidente de Medjugorje, me pregunto cuánto he perdido el tiempo a veces rezando por mi mismo. “Señor, dame esto”. “Señor, dame lo otro”. Dios ya conoce nuestras necesidades e inquietudes. Rezar es estar y hablar con Él. De modo que podemos hacer dos cosas: contemplar, dejándonos llenar de su(s) Misterio(s) y rezar por los demás, haciendo de la oración un ejercicio de Caridad y Fraternidad.

Pace Bene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>